Más rápido


—¡Más rápido!—Nora guiaba al equipo, cargando a Dylan por las piernas. La raíz cortada aún se encontraba enroscada alrededor de su cuerpo inmóvil.

Corrimos y llegamos al primer carro diez segundos antes de que las raíces abordasen el segundo. Eso nos daba casi un minuto para subirnos, pero no tardamos ni la mitad. Nora y Gabe subieron a Dylan a la parte posterior mientras yo liberaba los tacos. El carro empezó a avanzar de inmediato por nuestro peso acumulado, pero Gabe empujó hasta que hubo ganado cierta velocidad.

El carro era simple. Seis ruedas y una barra que actuaba como dirección y con la que podía ganarse casi diez grados en cada dirección. Mucho más de lo que necesitábamos para bajar por el ya transitado camino de tierra.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>